Hoy la playa tenía un aspecto totalmente diferente, resulta que evoluciona a lo largo del tiempo, como los pokemon, así que donde había una pendiente… hoy no está, las zonas de algas han cambiado de lugar y esto nos obliga a hacer un reconocimiento previo dando un paseo con el carro para evitar sorpresas, porque hay zonas por donde hay que circular con cuidado.

Otros lugares cuentan con una anchura para rodar de más de 10 metros que nos permiten hacer travesuras. Al virar me he metido en el agua un par de veces, todavía tengo los pies helados mientras escribo esto, no hace demasiado frío pero con este fuerte viento y cuando oscurece la sensación térmica es menor.

Hemos rodado hasta la noche. Como ocurrió la vez anterior, muy divertido. No hemos pinchado, las algas son blanditas y procuramos evitar trozos de madera y otros objetos. Te esperamos en el próximo viento de levante. Saludos.
“Ciclo” E-1113Fotos “Saro” E-120 y “Ciclo” E-1113