Rachas de vientos de 75 Km/h.

Viento mantenido sobre los 35-45 Km/h.

Alejandro y Mikel son los valientes que se lanzan al asfalto… y nunca mejor dicho.

Mikel nota la dureza del suelo en su cabeza, suerte del casco… siempre es necesario el casco.

Y Alejandro, mientras estábamos ayudando a Mikel, tuvo un ataque de envidia y también quiso “testear” el asfalto… lástima de ese “restregón”, no hay documento gráfico.
Por suerte Mikel solo estará dolorido unos cuantos días, en su cuerpo y en su moral.